Las manualidades desarrollan la creatividad y la capacidad imaginativa de los niños y otras muchas destrezas importantes en su desarrollo. Hay cientos de cosas que pueden hacerse y con materiales que todos tenemos a nuestro alcance y ya no utilizamos, una creativa forma de reciclar. Es el caso de estos preciosos barquitos que hemos encontrado en el blog Firstpallette!

Siempre hay que tratar de escoger manualidades con un nivel de dificultad adecuado a la edad de cada niño, de lo contrario no les divertirán. Una manualidad fácil y muy amena para pequeños es un velero con el que puedan surcar los mares. Un juguete casero con el que podrán jugar al aire libre, en la playa o en la piscina.

Los materiales que necesitarás los tienes a tu alcance:

    • Un plato de plástico.
    • Un palito de madera (puedes coger uno de helado).
    • Papel.
    • Pinturas, témperas o pintura acrílica.
    • Un tubo de papel higiénico.
    • Pincel.
    • Cola blanca.
    • Cuchilla
    • Tijeras
    • Engrapadora
    • Stikers

Para realizarlo solo tienes que seguir estos sencillos pasos:


1. Corta el plato de plástico por la mitad. A continuación, recorta las partes redondeadas de cada mitad del plato, será quilla del barco.
2. Junta las dos mitades, alínealas bien y engrápalas.
3. Píntalas con las témperas.


4. El siguiente paso es hacer las velas del barco. Para ello tienes dos opciones. Por un lado, crear un cuadrado con un folio y doblarlo diagonalmente para que te quede la forma triangular de la vela. Por otro, puedes coger un folio DIN A4 y doblar la esquina superior derecha hacia abajo en diagonal, hasta que quede a la altura del extremo izquierdo. Finalmente, corta el rectángulo sobrante.
5. Toca decorar la vela, puedes pintarla de cientos de colores con pinturas o témperas o pegarle pegatinas originales.
6. Una buena vela necesita de un mástil que la sustente. Lo haremos con el palito de madera. Para ello despliega la vela, echa cola blanca en los cuatro extremos, coloca el palo en la parte izquierda y vuelve a plegarla para que se pegue.
7. Ahora, tenemos que sujetar el mástil. Coge el rollo de papel, haz una hendidura con el cúter en uno de sus extremos y mete el mástil hasta que toque con el fondo interior del rollo.


8. Finalmente, pega el rollo en la eslora del barco. ¡Listo ya tienes un divertido y sencillo velero!